Related Posts with Thumbnails

20 de septiembre de 2012

Que tu nombre se vaya al olvido, ¡asesino! Parte 2

Cuando detuvieron al asesino de Aurora, Colorado, en el estacionamiento del cine en el que mató a 12 personas, los policías descubrieron que estaba en posesión de cuatro armas. Luego, para ingresar a su casa, fue necesario desactivar, y en otros casos detonar, una serie de explosivos. De estudiante brillante a asesino, ¿cómo sucedió esto?

Las familias de las víctimas solicitaron no difundir el nombre de este joven, de 24 años, ya que casos similares han mostrado que el objetivo de los sociópatas es conseguir fama o trascender en los archivos criminales por lo aparatoso de sus delitos.

Siguiendo la pista de este caso, se reveló que envió a un psiquiatra de la Universidad de Colorado un cuaderno con la descripción de su ataque, sin embargo, el texto permaneció en el correo y fue descubierto hasta después de la masacre.

Este sujeto fue descrito por sus compañeros como tímido, característica que comparte con otros sociópatas como Cho Seung-Hui, autor de la matanza en el instituto Virginia Tech, en 2007.

¿Qué sucede con estos jóvenes aparentemente tranquilos? En el caso del asesino de Aurora, su expediente revela que cursaba estudios doctorales que seguían a los de neurociencia, en los que obtuvo su grado con honores. No obstante, carecía de empleo... antes de dejar la escuela sus calificaciones bajaron notablemente.

Sus amigos lo describen como un tipo con una memoria privilegiada, ya que no tomaba apuntes en clase y obtenía excelentes calificaciones.

De acuerdo con el libro Mentes Asesinas, de la doctora Feggy Ostrosky-Solís, el asesino de Aurora encaja con el perfil de aquellos que cometen sus crímenes a sangre fría, es decir, sin experimentar emociones, recuerde que fue detenido sin oponer resistencia y durante el juicio parecía estar ausente.

La conducta criminal de este sujeto salió a la luz repentinamente, aunque tras la meticulosa preparación del multiasesinato, ya que el plan estaba detallado en el cuaderno que recibió el psiquiatra, lo que soporta las consideraciones de la doctora Ostrosky, quien reveló en un noticiario televisivo que este tipo de homicidas tienen un motivo, método y medio.

El asesino de Aurora es un caso más de un chico que parece "normal", todos lo consideran tranquilo o tímido, pero sólo aquellos que conviven de cerca con este tipo de personas pueden notar conductas que revelan ciertos desórdenes emocionales. Muchos de ellos no llegan a cometer crímenes, pero someten a sus allegados a engaños, manipulación y maltrato.

Comentar



Publicar un comentario