29 de agosto de 2012

Que tu nombre se vaya al olvido, ¡asesino!

Hay momentos en la historia de la humanidad que se salpican de la sangre de inocentes, gente que muere repentinamente a manos de un homicida y algunos casos su nombre queda prohibido. Así ocurrió con el asesino de Aurora, Colorado.