Related Posts with Thumbnails

21 de junio de 2012

Cegadas por fanatismo, arrancan los ojos a niño de 5 años

Lo que más miedo me da del “Caníbal de la Guerrero”

¿Qué piensan cuando les hablan de asesinos seriales? Tal vez su mente viaja muy lejos y quiere ubicar a ese tipo de homicidas muy lejos de México, pero la realidad es que día a día nos topamos con historias horrendas de mentes retorcidas que parecen producto de la pluma de un genial escritor de terror. Lo cierto es que en nuestro país, los asesinos seriales son una cruel realidad. Hace poco recordé un caso: el Caníbal de la Guerrero.


José Luis Calva Zepeda, mejor conocido después de sus crímenes como “El Caníbal de la Guerrero”, era un patético escritor de novelas de terror para cine y teatro, vendía sus escritos y poemas en los cafés de las colonias Roma y Condesa, así como en el Tianguis del Chopo.  Este sujeto fue relacionado con la muerte de al menos tres mujeres a partir de una denuncia por parte de la familia de su última novia, Alejandra Galeana Garavito, quien fue reportada como desaparecida.


Esta mujer, de 35 años y madre de dos hijos, perdió la vida en brazos de su novio, quien se convirtió en su verdugo, ya que alegó estar bajo el influjo de drogas y alcohol al momento del asesinato, por lo que no “midió su fuerza al tratar de someterla”, como refiere el diario La Crónica, el 30 de octubre de 2007.


Después de arrancarle la vida la mutiló, desolló parte de su brazo y su pierna derechas y los hirvió. Cuando la policía llegó al departamento del criminal, en la cocina el sopor de un caldo sangriento manaba hasta alterar los nervios de los vecinos, quienes también solicitaron la intervención de la policía, pues ya no soportaban el hedor que provenía de la guarida de ese chacal. Mientras la mano de Alejandra se cocinaba, su pierna estaba en el refrigerador y su tronco permanecía oculto en un clóset.


Invariablemente, el muy cobarde trató de evadirse al saltar por la ventana de su pieza en la calle Mosqueta, colonia Guerrero, pero al caer sufrió una contusión y fue capturado. Tras el proceso habitual, fue trasladado al Reclusorio Oriente, donde murió supuestamente por suicidio en diciembre de aquél año. La duda queda en el aire, ya que al parecer presentaba señales de tortura.


Calva Zepeda fue relacionado con el homicidio de otra ex novia y una sexoservidora. El primer cadáver adivinen dónde fue encontrado… sí, en el Estado de México. Y esa es la parte que más miedo me da de toda esta historia.

Comentar



Publicar un comentario