Related Posts with Thumbnails

28 de marzo de 2012

Una campana para mi tumba, si no es molestia


Al parecer el temor de moda del siglo XIX, a pesar de los avances de la medicina, aún tiene vigencia en nuestros días. Una mujer escapó del entierro prematuro y sorprendió al todos al salir de su ataúd.



La anciana de 95 años llamada Li Xiufeng, fue dada por muerta tras varios intentos de despertarla y percibir que no respiraba ni presentaba signos vitales, y sus familiares iniciaron los preparativos para el velatorio, en el que, de acuerdo a la tradición china, el ataúd permanece en la casa seis días antes del entierro.

Al quinto día, su nieta fue a despedirla, pero descubrió que el cadáver ya no estaba. Tras una búsqueda por las inmediaciones, la anciana fue encontrada en la cocina, preparándose la comida.

“Dormí por mucho tiempo. Después de despertar sentí mucha hambre y vine a cocinar algo para comer. Tuve que empujar mucho la tapa del ataúd antes de poder salir” declaró más tarde Xiufeng.

Tras un nuevo examen, los médicos -que esperamos no sean los mismos que la declararon muerta- determinaron que la mujer sufrió una muerte “artificial”, que consiste en una pérdida de la respiración, manteniendo la temperatura corporal.

Comentar



Publicar un comentario