Related Posts with Thumbnails

5 de enero de 2011

Tarot: lecturas de la consciencia

Una nueva aspirante llega a NecroDomo. Maud-Evelyn comienza su iniciación con un artículo sobre el Tarot. Que las almas del domo te acompañen.

Los seres humanos sentimos una gran inquietud por adivinar, saber lo que sucederá, sentirnos superiores al futuro, magos del destino. Pero, ¿qué pasaría si, en vez de obedecer al azar, las personas buscaran una manera de “descubrirse”, “iluminarse”?

El escritor Alejandro Jodorowsky, tras décadas de estudiar el Tarot de la Marsella, propone algunas respuestas. Para él la lectura del tarot “es un mensaje enviado desde el fondo de los siglos, libro de todos los límites, con el propósito de devenir la llave del Arcano Único que no es otro que la conciencia”.

La guía descrita por Jodorowsky declara que el tarot no sirve para adivinar el futuro. Es una herramienta que encamina a las personas hacia terrenos desconocidos de sí mismos. No todos están de acuerdo con esta sentencia, pues algunos insisten en el carácter adivinatorio del tarot. Pero debido a que los orígenes de las cartas no soy muy claros, la polémica sigue (y seguirá) abierta. Lo importante de esta oferta es que Jodorowsky, y muchos más, encuentra en el tarot un arte de la curación, una sanación espiritual, una evolución y crecimiento interior.

La condición humana implica andar con la soledad acuestas, vivimos con la incertidumbre en el pensamiento y, en muchas ocasiones, nuestra propia naturaleza nos traiciona. Esto hace difícil la veracidad de los lectores del tarot cuando “predicen” el futuro. Los malos augurios se han utilizado desde siempre para el chantaje, la estafa, la manipulación. También existe el riesgo de que el lector proyecte sus problemas, miedos, y emociones en la lectura hecha. Por eso más que una fórmula o una receta, los restauradores del Tarot de la Marsella proporcionan una serie de ejercicios para convertirse en un perceptivo lector que no vea muerte y desgracia en las cartas, sino que descifre y explore en el alma del consultante. Según ellos el tarot es algo que “habla del presente, es una búsqueda psicológica profunda”.

Existen otros métodos para entrar en el inconsciente, como el psicoanálisis, la hipnosis, o el consumo de algunas drogas. Pero curiosamente ahora el tarot deja de ser un puñado de cartas para convertirse en un espejo, en figuras asimétricas que juntas despiertan la imaginación y ayudan a que las personas abran sus capacidades perceptivas. “Cada espíritu es un universo con sus zonas de sombra y de luminosidad, sus ilusiones y sus terrores, su Dios y su Muerte”, aseguró Jodorowski. Los consejos aparecen en su ensayo “El Tarot de Marsella Restaurado”, texto donde se orienta cómo leer cada uno de los arcanos mayores y menores.

Somos vulnerables ante al mundo y ante nuestros propios pensamientos. Las personas están atrapadas en sí mismas, se sienten incompletas. La necesidad de respuestas conduce a los desesperados hacia diversos caminos que no siempre otorgan resultados. Ahora existe un tarot que a través de la imagen y los símbolos promete la luz y el autoconocimiento; promete, además, una puerta hacia el inconsciente colectivo cósmico. ¿Será verdad? Quizá los efectos aparezcan con mayor luminosidad en el proceso de la búsqueda que en el encuentro, tal vez sea una manera diferente de viajar hacia nuestro interior.

Comentar



Publicar un comentario