Related Posts with Thumbnails

11 de enero de 2011

La Capilla de los Huesos

Tras las paredes de estilo gótica-manuelina de la iglesia de San Francisco, en Évora, Portugal, se esconde una de las capillas más impresionantes del mundo. Situada donde estuvieran los dormitorios de los frailes, la Capela dos ossos está cubierta por millares de huesos humanos, de aproximadamente unos cinco mil cadáveres, provenientes del cementerios de esa misma iglesia y de otras a sus alrededores.

En su entrada, una leyenda habla de la intención de sus constructores: “Nosotros los huesos que aquí estamos, por los vuestros esperamos”. Su construcción data de los siglos XVI y XVII, y fue por iniciativa de frailes franciscanos preocupados por difundir la idea de la brevedad de la vida humana.
Tres aberturas pequeños iluminan los 18,7 metros de largo por 11 de ancho, y los huesos se distribuyen entre las paredes y ocho columnas. El techo carece de restos óseos, pero para no ser menos está adornado con motivos escabrosos y leyendas perturbadoras como “Me voy, pero no muero”, “Muero en la luz” o “El día en que muera será mejor que el día en que nací”.
Como si todo esto fuera poco para transmitir el mensaje, los cadáveres de un hombre y un niño aún con carne colgando de su cuerpo, penden de cadenas decorando una pared. Según los rumores de la época, el adulto estaba acusado de adulterio y el niño tenía sus orígenes en un acto pecaminoso.

Comentar



Publicar un comentario