Related Posts with Thumbnails

6 de octubre de 2010

Hace un tiempo hablábamos de un falso mail que hacía pasar las fotos de un ritual tibetano, en el que se descuartiza el cuerpo de las personas para dárselo a los buitres, por un ajuste de cuentas de narcos colombianos. Lamentablemente no será la primera ni la última vez que una información sea difundida en un contexto erróneo con fines sean políticos, o simplemente escabrosos.
Esta vez, bajo el nombre de “Caníbales Modernos” en algunas webs, y de “Chinos caníbales” o “Los chinos no quieren a los negros” por mail, circulan las duras fotos de un grupo de personas de rasgos orientales desmembrando el cadáver de un hombre de piel oscura (quién, descontando la hinchazón y la deformación que trae la muerte también podría tener facciones achinadas) y separando los huesos de la carne para luego cocinarlos. Con todo lo cruentas que son las fotos, no hace falta más que un ligero análisis para notar que la situación podría no ser lo que aparenta.

En los uniformes blancos de los hombres que realizan el procedimiento de disección se puede leer “Sawang”. La misma es una ciudad de Tailandia, en la que los profesionales del equipo de rescates de Sawang participan en un ritual llamado Langpacha, que consiste en separar los huesos del difunto para que sean colocados en el osario o cripta familiar.

Usualmente se espera que la naturaleza haga su trabajo, y tras el proceso de descomposición se exhuma el cadáver, lo que facilita la limpieza de los huesos. En otros casos, como el de la foto, se realiza poco después de la muerte.

Luego del ritual, los tailandeses se aprestan a comer. La relación entre las imágenes de los restos humanos trozados y las que muestran la comida, es fruto de nuestra imaginación.

Pueden leer más sobre este caso en Terranova Libre.
Comentar

Comentar

Publicar un comentario