Related Posts with Thumbnails

12 de septiembre de 2010

Un fantasma en el tranvía

El 14 de febrero de 1938, una joven suiza quedó ciada con su amiga Trudy a mediodía en la concurrida Plaza Pfauen de Zurich. Repentinamente descubrió entre la multitud a una conocida, Patricia, una joven de 18 años que había sido su compañera de estudios en un colegio de horticultura en Inglaterra, dos años antes.

Se sorprendió al ver que, aunque el día era cálido, Pat llevaba su viejo impermeable y su sombrero. Le dijo a Trudy, "Mira, ahí está Pat!" y corrió hasta donde ésta abordó un tranvía. Vio que la muchacha se sentaba, pero antes de que pudiera alcanzarlo, el tranvía echó a andar. Volvió con Trudy, quien no había visto a la amiga.

No había forma de encontrar a Pat en una ciudad del tamaño de Zurich, así que sólo podían esperar a que Pat se comunicara con ellas.Unos días después llegó una carta de la madre de su amiga, que vivía en Inglaterra. Pat se había caído de su caballo y se había roto el cuello al mediodía del 14 de febrero.

Lo notable de este caso es que se vió al fantasma comportándose de manera natural. ¿Había podido el espíritu de Pat viajar hasta Zurich? Si fue así, ¿por qué se mostró de esa forma tan evasiva? Era como si hubiera sido vista por casualidad. También podría parecer que la narradora fue la responsable del ambiente en que apareció el fantasma; sin embargo, ¿por qué presentó su subconciente la visión de un modo tan elaborado?.

Las "apariciones en crisis" como ésta son las más comunes. El porqué de su aparición a algunos testigos y no a otros continúa inquietando a los investigadores. Sólo en muy raras ocasiones son vistas por más de una persona.

En 1940, nuevamente en la ciudad de Zurich, un joven y su hermana, en diferentes partes de la ciudad, tuvieron una visión de su padre exactamente en el mismo momento. Luego averiguaron que había muerto la noche anterior.

Quizá las apariciones sólo se manifiestan si hay algún tipo de cooperación entre la mente de la persona vista y la de quien la ve. Una proporciona el mensaje como un "fantasma", la otra proporciona el ambiente y un momento en que la mente consciente está libre.

Tomado de Reader's Digest "Rumbo a lo desconocido"

Comentar



Publicar un comentario