Related Posts with Thumbnails

9 de septiembre de 2010

Bienvenidos una vez más a la sección que no hay que ver mientras se está comiendo. Con la que hay que alejar a los niños sensibles de la computadora. La sección que hace desmayar a las señoras, e infartar a los señores.
Hoy veremos un fenómeno de la naturaleza y la biología humana: los teratomas, tumores monstruosos que a veces parecieran tener vida propia.

Se llama teratoma a un tipo de tumor embrionario formado por tejido o componentes de órganos. Los teratomas pueden contener, pelo, huesos, dientes, piel y hasta partes de órganos, y hasta algunas veces haber desarrollado extremidades, manos, pies y hasta ojos. Los teratomas casi nunca contienen un órgano completo, sino algunos de lo tejidos que se encuentran en ellos.
En la antigüedad se creía que los teratomas eran un castigo al canibalismo, que sufrían aquellos que habían comido carne, pelo u otras partes humanas.
Otros decían que lo padecían los fueron embrujados o malditos, o que era el producto de la unión adúltera de una mujer con un demonio. En un tiempo, la Iglesia Católica consideró a los teratomas embriones en formación, exigiendo que fueran bautizados.


Por fortuna hay un lado bueno en todo esto. Algunos científicos plantean que debido a la capacidad de los teratomas de reproducir células humanas sin ser un embrión humanos, podrían ser útiles para permitir a los investigadores experimentar con material humanos sin que este provenga de un ser vivo o sea uno.
Comentar

Comentar

Publicar un comentario