Related Posts with Thumbnails

14 de septiembre de 2010

Pensamientos en borrador

Hay quienes afirman que todo puede decirse, y que si una cosa no puede expresarse en palabras, entonces no existe. Wittgenstein escribe en su Tractatus logico-philosophicus que sobre lo que no podemos hablar debemos guardar silencio.
A veces ni el silencio ni las palabras son suficientes.

En forma conciente o no, los sentimientos son respuestas a pensamientos, a nociones. Son la reacción que se dispara ante una situación, inmediata o permanente. Los buenos escritores pueden expresar en unas cuantas palabras lo que se propongan, y los grandes escritores pueden expresarlo en muchas menos. Sin embargo ciertos sentimientos sólo se transmiten con un abrazo, una palmada en la espalda, una mirada.

Tal vez sea porque tenemos la noción de que la empatía y la palabra escrita son contradictorias: el medio escrito es el formato de la reflexión y el razonamiento por excelencia, y aunque pensar que el único medio para ser serio y profundo es por escrito (o incluso que la escritura lo garantiza) es un error, cuando los que tomamos la palabra con cierta responsabilidad nos ponemos escribir, nuestra cabeza funciona diferente. En ese funcionamiento, valiéndonos sólo de la prosa y rechazando la poética, es muy difícil describir y explicar el estado del alma.

A lo largo de la historia existieron grandes amistades alimentadas casi exclusivamente por correspondencia. Algunas de estas cartas, enviadas por escritores y artistas, son un genial legado literario y hasta fueron publicadas como parte de sus obras. Hoy, la inmediatez nos apura y lo que necesitaría ser un ejercicio poético tiene que conformarse con ser algunas palabras escritas a las apuradas, mal tipiadas, y en un medio quizá poco apropiado. Si alguna vez nos sucedió, sabemos que es difícil transmitir todo lo que se quiere por escrito y a la distancia. Cualquier palabra convertida en letras se vuelve fría, escasa, imprecisa.

Cómo el título lo indica, estos son algunos pensamientos sin trabajar que se cruzan por la mente y requieren algunos días, incluso semanas, para ser completados. Que podría ser mejor, sin dudas. Que se queda corto, por supuesto. Que no llega a ninguna parte, puede ser. Pero es lo que en mis limitadas palabras puedo decir hoy.

2 Comentarios



Soviet dijo...

Tus palabras me llenan de aliento, y sé precisamente a lo que te refieres.

Por ahora, siento ese abrazo fraternal a través de los miles de Kilometros que nos separan.

Un saludo amiga mía, gracias por pertenecer a este proyecto.

P.D. Ojalá nuestras correspondencias nunca se publiquen, nos juzgarían de locos.

Emile dijo...

Me alegra que estas torpes palabras hayan expresado algo coherente.
Si algún día logramos engañar al mundo y llegan a creer que somos grandes escritores, van a descubrir su error leyendo nuestra correspondencia :D

El agradecimiento es todo mío. No decaiga soldado, recuerde que NecroDomo lo necesita.

Publicar un comentario