Related Posts with Thumbnails

10 de septiembre de 2010

Bestiario: Golem

Siguiendo con las aportaciones de nuestro aspirante a autor de NecroDomo, Mondragon nos presenta ahora al Golem, ser mítico de naturaleza mágica que existe por medio de rituales de alta magia.

Con este, su segundo artículo para NecroDomo, Dragón se encuentra a 3 de formar parte del grupo de los condenados.

Golem.
Creatura inanimada que adquiere vida a partir de distintos y muy elevados conjuros, se requiere una gran maestría y experiencia por parte del hechicero que desee crearlo, pero aún así estas creaturas no poseen alma ni sentimientos y son fieles a su creador, ya que realizarán cualquier acto sin pensarlo.

También es bien sabido que los golem no posen inteligencia alguna, son criaturas torpes que solo realizan tareas sencillas, como proteger, destruir o matar.
La etimología de dicha palabra se refiere a GOLEM como TONTO o ESTÚPIDO, el nombre parece derivar de GELEM que significa “materia en bruto”. Esta creatura aparece mucho en el folklore medieval y un poco en la cultura judía.
Los hay de muchos tipos, pero el más sencillo es el de arcilla o barro, ya que al pertenecer a la tierra directamente, es más fácil que fluya el conjuro que les da vida. Los hay de acero, madera, carne e incluso de hielo; pero claro, para poder darle vida a estos es aun más difícil y complicada que con arcilla. Es extraño imaginar un golem de fuego, agua, rayo, etc. Pero no es imposible, ya que de hecho se cree que en un tiempo se pudieron haber creado de dichos elementos, pero esos escritos y la manera de cómo realizar el conjuro se perdieron en algún momento de la historia, dejando sólo los pasos para los más sencillos.

Para iniciar el ritual el hechicero tenía que esculpir con sus propias manos a su golem, pero este tenía que ser meticuloso ya que cualquier imperfección podría provocar serias consecuencias a su persona. Luego de ello se hacían dos círculos con una estrella de cinco puntas dentro, el primer círculo debía ser grande y el otro pequeño, el cuerpo del golem se colocaba en el circulo grande por evidentes razones. Se le escribía la palabra EMETH en una parte que no estuviese a la vista, ya que de estarlo alguien podría alterar la palabra borrando la primera letra (que es la E) y diría METH que significa muerte y el golem quedaba fuera de combate. Luego el hechicero se coloca en el círculo pequeño, realiza el conjuro y listo, un golem para llevar.

¿Suena fácil, no? Lo cierto es que en la mayoría de los intentos los hechiceros que no tenían suficiente nivel terminaban aplastados por sus creaciones o bien desaparecían de forma inexplicable.

Comentar



Publicar un comentario