Related Posts with Thumbnails

23 de agosto de 2010

De humani corporis fabrica

Continuando con la entrada publicada hace algunos días sobre escenas del estudio de la anatomía humana, hablaremos hoy del libro "De humani corporis fabrica", de Andrés Vesalio, y veremos algunas de sus ilustraciones.

La ciencia en Edad Media sufrió las limitaciones legales y culturales de la época, en parte gracias a la Iglesia Católica y en parte a las supersticiones que formaban el conjunto de creencias casi unificado del momento. Durante 1500 años el estudio de la medicina se basó en los trabajos de un hombre que nunca había diseccionado un cuerpo humano, hasta la llegada de Andries van Wesel, o en castellano, Andrés Vesalio.
A pesar de lo revolucionarios y esclarecedores que fueron los trabajos de Galeno, sus conclusiones partían del estudio de animales y no del hombre. Con algunos trabajos anteriores, y finalmente la publicación de “Andreae Vesalii Bruxellensis, scholae medicorum Patauinae professoris, de Humani corporis fabrica Libri Septem”, traducido como “Andreas Vesalius de Bruselas, profesor de la escuela de medicina de Padua, de la estructura del cuerpo humano en siete libros”, y conocido mejor bajo el nombre de “La Fábrica del Cuerpo Humano” (término "fábrica" de interesante connotación arquitectónica), la anatomía cobró una exactitud jamás lograda y se corrigieron algunos errores en relación a las ideas imperantes, como por ejemplo, la creencia de que del hígado nacían los grandes vasos sanguíneos.
A continuación, algunas imágenes del libro “De humani corporis fabrica” escrito en 1543, e ilustrado entre otros por Jan Stephen Van Calcar -discípulo de Tiziano-, cuyos trabajos especialmente xilográficos son de un detalle y una belleza únicos. Porque la muerte y lo bello tienen mucho que ver entre sí.







Comentar



Publicar un comentario