Related Posts with Thumbnails

14 de octubre de 2008

Método de tortura de la semana: La Jaula

Estas jaulas eran usadas como escarmiento hasta finales del siglo XVIII, las victimas eran encerradas en estas jaulas muchas veces después de una sesión de tortura, en la que a veces incluso habían sido mutilados, provocando una intensa agonía, que sólo era comparable con el dolor de las quemaduras provocadas por el calor del sol, o el hambre extrema, que en veces también podía ser acompañada de hipotermia por el frio extremo en invierno.

Desde que introducian a alguien en la jaula todo estaba perdido, cualquier posibilidad de tener una vida normal se evaporaba, para convertirse en el deseo ferviente de morir lo más pronto posible.

Estas jaulas eran colgadas en lugares públicos, para que la gente se diera cuenta de lo que podría llegar a suceder en caso de rebeldía.

La persona era dejada en la jaula hasta que moría, e incluso entonces permanecía dentro, pues los cadaveres en descomposición se dejaban dentro para causar impresión a los civiles.

Sólo cuando el cadaver por su descomposición empezaba a caer a pedazos, era cuando el cuerpo salía de la jaula.

Después de que una persona cumplía su ciclo, terminando su putrefacción en la jaula, otra víctima era puesta dentro, por lo que los restos humanos pútridos hacían menos cómoda la estadía.

Comentar



Publicar un comentario